26 feb. 2016

Hazme sentir de nuevo (Parte 4)


¿Pero qué cojones pasa? — preguntó Hugo. Marta entraba en la casa desquiciada, llamando a Leyre una y otra vez.

Es Leyre, hace rato que no la vemos. Fuera no está y su coche sigue aquí, así que no se ha marchado respondió Fran intentando calmar a Marta refugiándola en sus brazos. A Hugo se le ensombreció el rostro. Nervioso, miró su reloj intentando recordar cuándo la había visto por última vez. Sería hace una hora, dos como mucho.

Iré a buscarla contestó tajante con el miedo apoderándose de élNo estará muy lejos, no os mováis por si vuelve.

Hugo, por favor, tráela. No puedo perderla de nuevo, otra vez nole imploraba Marta. Su petición le sonó algo extraña pero se puso en marcha enseguida. Se dirigió hacia la izquierda. Esperaba que ese hubiese sido su camino.

¡Leyre!gritaba a pleno pulmón a pesar de que ese nombre quemaba en sus labios ¡Leyre!, ¿dónde estás? Tenía que encontrarla, aún tenían una conversación pendiente.

Continuó su búsqueda desesperado mientras recorría el sendero. Quince minutos después, tras haber andado unos metros más, un quejido algo repetitivo llamó su atención. Se detuvo y se acercó al margen derecho. La angustia empezó a disminuir cuando la encontró. Había resbalado por un pequeño terraplén y se encontraba inconsciente en el suelo.


Leyre susurró y bajó por el terraplén hasta quedar sentado junto a su cabeza. Cariño, ¿qué te ha pasado?

       Gracias a las caricias que le profesaba Hugo, poco a poco la chica comenzó a  recuperar el conocimiento, intentó incorporase pero un dolor atroz le atravesó el costado.

Shhh, tranquila, estoy aquí contigo.

¿Hugo? preguntó con voz débil.

¡Estás bien!suspiró el chico aliviado, limpiándole un hilillo de sangre seca que tenía en la frente, probablemente por golpearse con una piedra ¿Te duele algo? ¿Qué ha ocurrido?

Creo que resbalé y me caí. Me duele la cabeza gimoteó la chica. También un pie, no puedo moverlo y me cuesta respirar, me duele el pecho.

De acuerdo, espérame aquí, iré a buscar ayuda, ¿vale? No tengo cobertura en el móvil. ¡No te muevas!

No podría aunque quisiera intentó bromear Leyre. Espera un momento, Hugo le asió del brazo con las pocas fuerzas que tenía. Quiero pedirte perdón por todo el daño que te hice.

Estás de coña, ¿no? Ya es tarde para eso, Leyre. Me dejaste tan jodido que nunca he vuelto a tener una relación.

Pero la chica…

La chica de la cabaña es otra muesca más en el cabezal de mi cama le interrumpió. Espero que al menos lo tuyo con ese chico sí saliese bien mintió como un bellaco.

No fue demasiado bien.

¿Qué pasó?las palabras salieron disparadas de su boca.

Era mentira al fin, Leyre soltaba la losa que le había acompañado durante tanto tiempo y lo hizo en un susurro suspirado.Todo era una mentira creada por mí. No estuve en París.

Ahora sí que no entiendo nada. ¿Y dónde has estado todo este tiempo?


En Barcelona.



                           (Imagen: Google) 


Continuará....

1 comentario:

  1. Ufff... Cada vez más interesante y me quedo con más ganas aún...me encanta!

    ResponderEliminar

¡Esperamos encantadas vuestros comentarios siempre que sean hechos desde el respeto y la educación! ¡Gracias soñadores!