17 feb. 2016

Hazme sentir de nuevo (Parte 3)


       Hugo, por su parte, no conseguía ubicarse dentro de todo aquello porque quería odiarla, de verdad que lo había intentado durante todo ese tiempo, pero en ese instante solo quería besarla y volver a hacerle el amor. Le rozó la pierna de forma distraída y la respuesta de su cuerpo fue la esperada. Leyre y Hugo, Hugo y Leyre, las dos caras de una misma moneda. A pesar de todo, Hugo no podía parar de lanzarle indirectas y pullas llenas de dolor y rabia. Quería que sintiera lo que él había sufrido tiempo atrás. Leyre intentaba no hacerle caso y hacer como si no le afectase cuando, en realidad, le estaba destrozando por dentro. La coraza empezó a resquebrajarse al igual que su corazón. Se excusó durante un momento e intentó salir de la cabaña pero Marta se lo impidió y la apartó a un lado.

¿Estás bien? le inquirió su amiga preocupada.

No debería haber venido — contestó Leyre con los ojos brillantes debido a las lágrimas contenidas— Esto sólo ha sido un error. Recogeré mis cosas y me iré.

¡No digas tonterías! le reprochó su amiga Todos se han alegrado mucho de verte.

Todos, no— susurró Leyre limpiándose una solitaria lágrima.

Cariño...Marta le abrazóTampoco puedes esperar que te reciba con la mayor de las sonrisas. Lo ha pasado muy mal.

Lo séPero pensé que no dolería tanto.

El amor es asíMarta se encogió de hombros.Pero venga, dejemos de hablar de cosas tristes y vamos a comernos el postrele sonrió su amiga intentando animarlaAhora entiendo porqué Fran insistió tanto en que trajese tu tarta favorita…

Mmmm… tarta de queso, a eso no puedo decirte que no— Al fin Leyre volvió a sonreír.

            Las chicas regresaron a la mesa y Marta convenció a Fran para que le dejase el sitio a su amiga y así no tuviese que estar cerca de Hugo. Éste las miraba con reproche pero no dijo nada, prefirió guardarse sus indirectas y centrarse en la chica que le acompañaba.

       El resto del día pasó tranquilo y sin más momentos incómodos, porque ambos decidieron ignorarse aunque no dejaron de mirarse. Leyre se había integrado de nuevo en su antigua pandilla y al fin volvía a sentir que estaba en casa. Después de una suculenta cena llegó el momento que todos esperaban. Fran plantó frente a su chica un plato con dos tortitas sobre las que había escrito, con sirope de chocolate, “¿Quieres casarte conmigo?”. Marta miró a su chico con los ojos empañados en lágrimas a la vez que asentía. Un “Oh” empalagoso se escuchó en el salón. En ese momento los ojos de Leyre se encontraron con los de Hugo y con esa simple mirada ella le pidió perdón por todo el daño causado. La respuesta de él fue besar a su “novia”.

            Todo se desmoronó alrededor de Leyre, sentía que le faltaba el aire y debía salir de allí. Sus amigos de toda la vida estaban ahí, la habían recibido como si los años pasados no hubiesen hecho mella en su relación. Pero ella sí lo sentía así. Se sentía ajena a todo aquello. Cuántos momentos se había perdido con ellos. Cuánta soledad podía haberse evitado. Necesitaba llorar y dejar libres todas las lágrimas que pujaban por salir y desbordarse. Decidió ir a dar un paseo por los alrededores pero antes de salir de la cabaña, se apresuró a coger una manta para cubrirse del frío. Era noche cerrada, cogió una linterna del maletero de su coche y se aventuró a caminar por una senda que desconocía. Mientras, en el interior de la cabaña, todos festejaban, bebían cava y bailaban al son de la música. Algunas parejas incluso se habían retirado a sus habitaciones buscando algo de intimidad. Ese era el caso de Hugo. Tenía que salir de aquel salón, no soportaba los ojos culpables y brillantes por las lágrimas no derramadas de Leyre. No soportaba verla así. Esa mirada se le clavaba demasiado hondo. Quizá unos arrumacos con Diana harían que no pensase tanto en ella. Pero unos gritos histéricos impidieron la tarea. Colocándose la camiseta de nuevo, salió al exterior...


                            (Imagen: Google)


Continuará...


3 comentarios:

  1. Ohhhhhhh, no puede acabar asiiiiii. Que malas, una semana sin saber. Muaks.

    ResponderEliminar
  2. Ains... No debí leerlo ahora toda la semana pensando.... Nooo!

    ResponderEliminar
  3. No se podría dos veces a la semana? De verdad tengo que esperar otra semana?

    ResponderEliminar

¡Esperamos encantadas vuestros comentarios siempre que sean hechos desde el respeto y la educación! ¡Gracias soñadores!