6 mar. 2017

Reseña Palabras que nunca te dije

Autora: María Martínez
Editorial: Titania







Sinopsis

Sara está a punto de cumplir los treinta y ya ha perdido la esperanza y la ilusión en un matrimonio que va a la deriva. Ha pasado demasiado tiempo ignorando su vida y sabe que no es feliz. Ya no existe la chica que perseguía sus sueños y en su lugar hay una mujer a la que apenas logra comprender.

Lo que Sara no sabe es que un suceso inesperado sacudirá su pequeño mundo por completo. Cuando Christina, su mejor amiga, le pida que viaje hasta un tranquilo pueblo de La Provenza para hacerse cargo de las reformas de un bonito Château que pretende convertir en un hotel.

Han pasado siete meses desde que los demonios de Jayden lo llevaron hasta Tullia y aún no ha conseguido enfrentarse a ellos. Mientras trata de recomponer su presente y asumir un doloroso pasado, se gana la vida haciendo chapuzas para los vecinos del pueblo. Amable, divertido, y con una personalidad encantadora, se ha convertido en ese amigo al que todos recurren para solucionar sus problemas.

Una casualidad, o puede que el destino, une las vidas de Sara y Jayden. Dos almas rotas que, sin darse cuenta, empiezan a necesitarse para sobrevivir.

Comienza el verano y, entre campos de lavanda, estrellas fugaces y luciérnagas, ambos descubrirán que, quizá, merezcan una segunda oportunidad.


Opinión personal

            María Martínez se estrena en el mundo de la novela romántica adulta con esta historia que despierta tus sentidos. Una novela intensa, emotiva, magistralmente escrita y que desborda sentimiento a raudales en cada página.

            Jayden y Sara, los protagonistas, son dos personas incompletas que se habían acostumbrado a vivir por inercia y no sabían que se necesitaban hasta que estuvieron uno frente al otro. Jayden llegó a la Provenza como vía de escape para expiar sus culpas. Lo que no espera encontrar allí y para lo que no está preparado, es coincidir con aquello que es lo único que necesita en su vida para volver a ser él. Ella será un soplo de aire fresco dentro de su rutinaria existencia. Sara lleva años viviendo en el interior de una burbuja que creó para protegerse de la indiferencia, desidia y menosprecio de su marido. Se ha acostumbrado a una vida plana, sin sobresaltos, hasta que su mejor amiga le hace un encargo que la lleva hasta Tullia, un pintoresco pueblo enclavado en la Provenza francesa. Allí, fuera de su zona de confort, descubrirá que es mucho más fuerte de lo que creía y que ha dejado pasar toda una vida ante sus ojos sin atreverse a sentir de verdad.

            Dos personajes que se arriesgan y se dejan llevar, aunque las consecuencias sean que lo pierdan todo, incluso a sí mismos…

            María, con su pluma íntima y repleta de matices, ha creado una historia de las que te pellizcan el corazón y se quedan contigo para siempre. Con una trama perfectamente hilada, detallada, trepidante y emotiva nos adentra en un mundo que se convierte en real desde que lees la primera página. Un mundo habitado por unos personajes bien construidos, de convicciones fuertes, aunque a veces sean incapaces de ver más allá. Pero aunque intenten evitarlo, solo pueden ser ellos mismos y aprender a sentirse, reconocerse y quererse. Son diferentes pero perfectos en sus imperfecciones y se complementan como las dos últimas piezas de un puzle incompleto.

            Una novela que nos enseña a no rendirnos, a aprender a caerse y levantarse y a volver a intentarlo una y otra vez. Una historia que nos invita a romper los lazos y cadenas que nos frenan y nos mantienen inmersos en una existencia vacía. Porque la vida está ahí, esperando a que la sujetemos bien fuerte con las dos manos y unas ganas inmensas de crecer y sentir. Felicidades a la autora.

Puntuación: 5/5

* Gracias a la editorial por el envío del ejemplar.


1 comentario:

  1. Aún no he visto una opinión mala de este libro, lo que hace que mis ganas de leerlo aumenten.

    ResponderEliminar

¡Esperamos encantadas vuestros comentarios siempre que sean hechos desde el respeto y la educación! ¡Gracias soñadores!