20 ene. 2016

Escapar... pero con él

Levanto la mirada que he dejado posada en el suelo unos minutos aunque parezca una eternidad. Suspiro. Me miro en el espejo para dar los últimos retoques al maquillaje antes de atravesar las puertas que todos creen, me llevarán a una nueva vida. Cosa que ya no sé si es cierta. Al pie de la escalera me espera el hombre que ha sido lo más importante en mi vida hasta que apareció otro que me robó todo. Y no es el que me espera al final de una alfombra que estoy a punto de pisar.

Me pierdo en su mirada durante unos instantes y reconozco, para mis adentros, que no es en esos ojos donde me quiero ver reflejada cada mañana. Como si mis pies tuviesen vida propia, me dirijo hacia la primera banca, lugar donde está el amor de mi vida, ese, a la vez tan parecido y tan diferente a mi prometido. Y le beso. Le beso perdiéndome en ese sabor que me vuelve loca.

Tiro de su brazo hasta que se levanta y vamos hacia la salida. No será fácil pero sé que voy de la mano de toda la felicidad que necesito.





3 comentarios:

  1. Yujuuuuuu! ¿Pero esto de dónde ha salido?
    Ya tenéis principio para un libro, seguid que me entere de lo que acontece, porque en mi cabeza hay miles de escenarios y me voy a volver loca.
    Sois muy grandes, peques. 😘😘

    ResponderEliminar
  2. 👏👏👏👏👏👏👏 que bonito!!

    ResponderEliminar

¡Esperamos encantadas vuestros comentarios siempre que sean hechos desde el respeto y la educación! ¡Gracias soñadores!