15 feb. 2017

Te quiero


“Te quiero”. Dos palabras que por separado tienen distintos sentidos pero que juntas pueden significar un mundo. Dos palabras que tiempo atrás eran vacías, sin alma y que, durante unos meses, estuvieron llenas de vida para mí. Y ahora, de nuevo, permanecen como al principio. Tanto ellas como yo volvemos a estar en la casilla de salida.

Todo lo que nos rodea parece que se llena de luz y de colores brillantes cuando el amor llama a la puerta. Pero, a la misma vez, una fina capa de temor, casi invisible, lo cubre todo. Esa capa se hace más pesada y gruesa cuando ves que no avanzas, que das todo de ti y no recibes nada a cambio. Y solo queda tirar la toalla. ¿Tan difícil es volver a empezar? ¿Adaptarse y sobrevivir? La respuesta a estas preguntas es sí. Todo es más complicado cuando te ha hecho trizas; cuando han roto tu corazón hasta tal punto, que es casi imposible volver a unir el puzle.

Duele. Duele demasiado dejar escapar todas esas sonrisas y caricias compartidas. Ahora ya nunca habrá un nosotros. El cuento de hadas se quedó en simples palabras dichas al viento. A partir de este momento solo habrá un yo que será lo suficientemente fuerte como para salir adelante, luchar y, por primera vez, buscar la felicidad en su soledad.

                                                                         (Fotos: Pinterest y Google)


1 comentario:

  1. Que bonito texto, me ha trasmitido un montón en tan pocas palabras *.*
    Un besazo!

    ResponderEliminar

¡Esperamos encantadas vuestros comentarios siempre que sean hechos desde el respeto y la educación! ¡Gracias soñadores!