8 feb. 2017

Rompiendo cadenas


              Llevo tanto tiempo sintiendo esto que me oprime, que si en este momento pudiese introducir las manos en el interior de mi pecho y extraer todos los sentimientos que me atormentan, estoy segura de que entre todos ellos conseguiría encontrar aquellos que me hacen más feliz. Y si no fuese así, al menos lograría sentirme mucho más aliviada.

                Por otra parte, quiero decirte tantas cosas que no sé ni por dónde empezar. Por un lado, todo a nuestro alrededor es bueno, bonito y hecho de amor; sin embargo, por otro, una lúgubre oscuridad lo cubre nuestro mundo. Así que, pensándolo mucho, creo que lo mejor será desprenderme de todo esto que me hace daño y me comprime el corazón. Debo soltarme de tu mano, caminar ligera de equipaje y volver a volar lejos de esa ancla que me mantiene atada a esta realidad.

                Necesito liberarme, sentir que ya nada me retiene, pero, sobre todo, siento la necesidad de centrarme en mí, fijar esos objetivos que me lleven hacia esos sueños que dejé de lado, sin cumplir. Lo hice por voluntad propia y no te recrimino nada, pero después de tantos años, me estoy dando cuenta de que no me ha compensado el seguirte, fueses donde fueras. Ese espejismo de pareja perfecta y bien avenida se ha desvanecido ante mis ojos, lo que ha hecho que me de de bruces con una mujer que ya no es feliz.  Poco a poco me he ido convirtiendo en un ser callado y robotizado, carente de sentimientos pero sobre todo falto de amor propio. Y ha llegado el momento de romper todas esas cadenas que me lastran, es el instante perfecto para comenzar a pensar en mí. En ser feliz únicamente yo, con mis rarezas, mis imperfecciones y todo lo que soy.

Imágenes Google

2 comentarios:

  1. Precioso relato, y pasa más de lo que debería que con el paso del tiempo nos damos cuenta que no somos felices, a mi me encanta leer pero no me sale decir estas cosas tan bonitas, no valdría para escribir. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me encanta todo lo que sale de esas cabecitas prodigiosas

    ResponderEliminar

¡Esperamos encantadas vuestros comentarios siempre que sean hechos desde el respeto y la educación! ¡Gracias soñadores!